Croquetas de maicena (sin gluten)

#Dietas especiales 15 enero 2019



ingredientes


160 gr de picadillo de jamón ibérico, pollo, carne de cocido, etc


70 gr de mantequilla


80gr de maizena


600 ml de leche


sal al gusto


pimienta y nuez moscada


huevo batido y pan rallado para empanar (celíacos pan rallado sin gluten)


Aceite de oliva virgen extra para freir


preparacion 


Pon en el vaso el jamón ibérico, el pollo desmenuzado, la carne del cocido, etc... y la mantequilla y calienta durante dos minutos/120/giro inverso vel1


Incorpora la maicena y rehoga 4 minutos, varoma, velocidad 1 sin cubilete


Vierte los 600gr de leche y cocina 10 minutos, varoma, velocidad 1 sin cubilete


Comprueba la sazón por si el jamón estuviera muy salado y fuese suficiente y vierte la sal -en caso necesario-, la pimienta al gusto, la nuez moscada y sigue cocinando 20 minutos más, varoma, velocidad 1 y medio sin cubilete


Vierte la masa que como ves ha quedado estupenda en una manga pastelera ,donde deberá enfriar.


Pon una fuente con pan rallado, bate un par de huevos y prepáralo en un plato. Corta el extremo o punta de tu manga y haz tiras de masa rebózalas en el pan rallado, ve cortando las croquetas del mismo tamaño y ve pasándolas por huevo y pan rallado. Frie en abundante aceite caliente.


Estas cantidades te saldrán entre 26 y 30 croquetas hermosas.- La maizena hace que la masa quede más suave. Si nunca te has atrevido a prepararlas así, te aconsejo que lo hagas. Te va a sorprender. La masa debe enfriar totalmente antes de pasar a la fritura. Recuerda que para que no se abran al freír, lo mejor es que le aceite esté bien caliente sin llegar a humear y que este las cubra totalmente para que el calor les llegue por todas partes y no revienten al darles la vuelta.- Si quieres congelarlas, pásalas por pan rallado, huevo y pan rallado. Mételas en un tupper sin apelmazarlas para que no pierdan la forma. Puedes congelar en un tupper y cuando estén duras pasar a una bolsa plástica para que ocupen menos.- Los celíacos: deberán comprobar que el jamón ibérico que usan está libre de gluten, que suele ser lo habitual, no pasa lo mismo con los lomos que pueden contener trazas de gluten, o cambiar el ingrediente principal a su antojo.